SISTEMA DE ARRANQUE

Para el arranque de un motor es preciso acelerarlo hasta una cierta velocidad por medios externos. A esta velocidad mínima, el trabajo cedido en el cilindro en que se realiza la expansión, impulsa a los demás y esto se realiza con una cadencia que garantiza suficiente regularidad en los esfuerzos y momentos.

Esto se puede realizar con un motor eléctrico, aunque en la mayoría de los motores industriales actuales se realiza con un motor neumático. En este caso el sistema consiste en un compresor de alta presión, que trabaja hasta presiones cercanas a 30 bar y que comprime aire para almacenarlo en un  depósito. Este depósito constituye una reserva de energía en forma de aire comprimido. Durante el periodo de arranque se hace pasar este aire a un motor neumático (una pequeña turbina), que transmite un par a un engranaje que a su vez acciona directamente el eje motor. Este sistema permite la flexibilidad de aumentar la velocidad del motor a ritmo controlado hasta que el sistema se automantiene. Normalmente el depósito se dimensiona de manera que en el mismo y desde la presión de origen (30 bar), hasta el mínimo admisible (10 a 15 bar) haya capacidad para realizar entre 3 y 5 arranques consecutivos.

¿CONOCES TURBINAS DE GAS LM-2500?

Visitanos

Go to top